Uruguay y la inmigracion italiana.

Inmigracion italiana en UruguayLa inmigración italiana en Uruguay comenzó en 1880 y se prolongó hasta casi el año 1930. La mayoría de los italianos inmigrados provenían de la Liguria, el Piemonte y Campania.

La mayoría de los emigrados eran hombres pero de a poco se fueron incorporando las familias, los parientes o simplementes los vecinos de ellos, que escuchaban sus relatos acerca de la posibilidad de trabajo y de tener una vivienda propia.

En la Región del Rio de la Plata desde el siglo 19 se enfatizaba acerca de incrementar la población  y favorecer la inmigración europea como modo de poblar el territorio y comenzar a insertarse en el mundo civil.

En esa época Uruguay tenía algunas ciudades portuarias importantes pero la parte interna del país estaba inhabitada y se corría el riesgo de ser anexada a dos grandes países vecinos como Brasil y Argentina.

La capital, Montevideo tenía un gran puerto natural mucho mejor que el de Buenos Aires, donde los barcos no podían acercarse a la costa y la gente debía subir a lanchones que lo transportaban. En cambio el puerto uruguayo, el desembarco era instántaneo. Uruguay recibió entre 1830 y 1930 casi 52 millones de italianos, comerciantes pequeños, agricultores y una gran mayoría de trabajadores manuales, y tambien desocupados que componían la parte de la población que no lograba insertarse en la sociedad de un país que atravesaba grandes dificultades politicas y económicas.

Puerto de Uruguay Puerto antiguo

De a poco Uruguay va transformando su fisonomía y la economía natural del país. La gran mayoría de los inmigrantes van transformandose en pequeños comerciantes, montando sus negocios de familia, y desarrollando una industria mayoritariamente artesanal.

Algunos pudieron desarrollarse como grandes terratenientes e insertarse en la clase social que dirigía la suerte del país.

Los italianos que participaron en la lucha por la independencia del colonialismo español, entre ellos aquellos que acompañaron a Giuseppe Garibaldi, comenzaron a comercializar productos italianos, como sal, vino, aceite.

Teniendo como punto de partida una flota naval que manejaban los ligures, se facilitaba el comercio y la inmigración.

Este flujo migratorio fue descendiendo de a poco, en parte por la atracción que ejercían en los italianos países grandes como Brasil y la Argentina con mas perpectivas de desarrollo económico.

Luego de la Primer Guerra Mundial repunta la inmigración italiana, compuesta por inmigrantes antifascistas y luego tambien por los propios fascistas.

La impronta italiana, su cultura cocina y tradiciones han formado la identidad uruguaya, dando vida a una época plena de impulsos proyectos y esperanzas, una época de grandes realizaciones.

 

 

 

Raices Italianas